EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las altas esferas nos miran con paternal complacencia. De lo que no son conscientes es de que nosotros, pequeños y escasos asteroides en plena explosión demográfica, cuando giramos a su alrededor, no lo hacemos dócilmente. Les escrutamos, les estudiamos. Una y otra vez. Aunque ya tengamos demasiado vistas sus superficies leprosas y salpicadas de chancros sifilíticos. Simplemente nos estamos reproduciendo, poco a poco. Estamos esperando el momento ideal, que acontecerá el día más pensado, cuando a la ocasión la pinten con rastas hasta la mismísima culera, para lanzarnos sobre sus sorprendidas caras. Algún día caeremos como hierros al rojo vivo sobre sus cordilleras podridas. No habrá coordinación, será una lluvia ácrata, un chubasco irregular y Aleatorio, sin una política definida. POR FIN.

Nuestros cerebros serán meteoritos de todos los colores. Eso es lo de menos. Caeremos a su derecha, a su izquierda, en sus bancos y en sus politburós. En sus templos, en sus logias, en sus sedes del partido, en sus Casas del Pueblo. Lapidaremos mentalmente sus Cuarteles Generales, sus centros de comunicaciones monodireccionales. Pianos de Jerry Lee Lewis sin teclas berreando silenciosamente "Great Balls of Fire". Eso seremos.

Pero mientras tanto, seguimos aumentando la familia. Se engrosa el cinturón. Es una batalla entre la mitosis asnal y la del pensamiento auténticamente libre.

Y se acabó el "si Dios quiere". Habremos de querer nosotros. Porque, llamadme loco, eso es lo que creo que Dios quiere: mujeres, hombres, personas actuando por sí mismos... con el pensamiento verdaderamente libre.

Firmado: una bomba nuclear tranquila.

jueves, septiembre 28, 2006

Vidas Exemplares: Terra

Inauguro esta serie de biografías de sabor tipycollorgiano con una finalidad experimental, de ahí que si no os hace gracia, no me importa, puesto que sólo estoy haciendo "tientos". A ver qué os parece.

VIDAS EXEMPLARES: TERRA

Pocas vidas pueden calificarse de más interesantes y sexualmente psicodélicas que la del único espécimen vivo conocido de Daníbalis Terrae Dandii Liberalem. Nació este sujeto, según cuentan las malas lenguas, acurrucado bajo una chancleta rota y reparada con grapas, en una cuneta cerca de la Vuelta Ostrera, allá por el año 1946, tardando cuarenta años en darse cuenta de que estaba vivo, por lo que su inscripción en el Registro Civil no fue realizada hasta 1986. Vino al mundo aquejado de hemofilia, que como todo el mundo sabe, es un trastorno psicológico leve que causa mal gusto a la hora de vestir.

En 1883 decidió fundar una fábrica de polvos de talco, pero quebró al año siguiente por adulterar con cocaína pura la mayor parte de la producción. Años más tarde, escribiría: “fue la hostia, fundé una empresa 63 años de nacer”, a lo que sus biógrafos más críticos responderían: “pa ti la perra gorda, so manfleur”. Ya en 1805, durante la batalla de Trafalgar, pierde todos sus ahorros en el Betandwin por su exacerbado patriotismo, y en represalia, se hace proanglosajón y se compra una albarca, dedicándose al negocio del karaoke itinerante por la zona de Las Batuecas, provincia de Baviera. Cosechó muchos éxitos, gracias entre otras cosas a un Pasquali último modelo y una original empacadora de color rojo, y entró a formar parte de la Conferencia Episcopal, como voyeur del vestuario de un gimnasio exclusivo para monjas. Todo esto ocurría en 1994, mientras su gran amigo Felipe II armaba la de San Quintín Tarantino Casal, y Manolo el del Bombo se iba a echar una siesta porque estaba muy cansado. No hubo supervivientes, y si los hubo, que levanten la mano, por favor.

Ya introducido en pleno siglo XXI, le piden que salga porque obstruye la entrada. No hace caso y sigue ahí, haciendo muecas a niños menores de 3 años, siendo acusado de malversación de fondos, estulticia, esmegma y anticresis, por el famoso magistrado Boda von Mobails. El famoso abogado y escritor francés Jean Vuelto Alcurro afirmaría “yo es que o paras el coche o echo la raba”, mientras se dirigía apresuradamente a dirigir la defensa del infortunado Daníbal, que se encontraba dando un ciclo de conferencias en los calabozos de Alcalá-Meco sobre macroeconomía varicelar y no veía la hora de salir de allí, llegando al punto de escribir un libro criticándose a sí mismo e incluso acabar pegándose, jaleado por sus compañeros de celda, consigo mismo. El combate fue declarado nulo y a Daníbal le expulsaron del centro penitenciario por armar escándalo y no dejar dormir al resto de los reclusos.

Totalmente arrepentido, apuesta por iniciarse en el mundo de las telecomunicaciones y construye su primer aparato con un hilo y dos envases de yogur desnatado. Luego descubre que la calidad del sonido mejora con los envases de yogur natural, mas el espabilado y pérfido profesor de la Universidad de Timor Occidental Grájam Bell Zebub le arrebata la patente y los calzoncillos del tendal, y el pobre Daníbal se queda a verlas venir. Y vienen. Son dos señoritas que había contratado el día anterior para tener una noche de abundante sexo. Diría posteriormente: “de lo malo malo, siempre me quedará el falo”. Y aquí acabaría su obra poética.

En un arrebato de ira, nuestro hombre opta por estudiar Leyes, descartando finalmente la idea de satisfacer sexualmente a desmayadas como pensó en un principio. Y ahí sigue, alternando su vocación de estudiante con sus dotes culinarias. FIN.

2 comentarios:

Benito Camelas dijo...

Me gustaría seguir en el economato y por eso no doy mi verdadero nombre.
Me parece una obra maestra, digna de uno de los fundadores del movimiento TeleRosa.
Me ha gustado, caso'n brena.

Didacus_Skanderberg dijo...

Pssst, si pasa por el economato, tráigame una caja de pofielásticos de esos. Gracias.

Tele-Rosa au pouvoir!!!