EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las altas esferas nos miran con paternal complacencia. De lo que no son conscientes es de que nosotros, pequeños y escasos asteroides en plena explosión demográfica, cuando giramos a su alrededor, no lo hacemos dócilmente. Les escrutamos, les estudiamos. Una y otra vez. Aunque ya tengamos demasiado vistas sus superficies leprosas y salpicadas de chancros sifilíticos. Simplemente nos estamos reproduciendo, poco a poco. Estamos esperando el momento ideal, que acontecerá el día más pensado, cuando a la ocasión la pinten con rastas hasta la mismísima culera, para lanzarnos sobre sus sorprendidas caras. Algún día caeremos como hierros al rojo vivo sobre sus cordilleras podridas. No habrá coordinación, será una lluvia ácrata, un chubasco irregular y Aleatorio, sin una política definida. POR FIN.

Nuestros cerebros serán meteoritos de todos los colores. Eso es lo de menos. Caeremos a su derecha, a su izquierda, en sus bancos y en sus politburós. En sus templos, en sus logias, en sus sedes del partido, en sus Casas del Pueblo. Lapidaremos mentalmente sus Cuarteles Generales, sus centros de comunicaciones monodireccionales. Pianos de Jerry Lee Lewis sin teclas berreando silenciosamente "Great Balls of Fire". Eso seremos.

Pero mientras tanto, seguimos aumentando la familia. Se engrosa el cinturón. Es una batalla entre la mitosis asnal y la del pensamiento auténticamente libre.

Y se acabó el "si Dios quiere". Habremos de querer nosotros. Porque, llamadme loco, eso es lo que creo que Dios quiere: mujeres, hombres, personas actuando por sí mismos... con el pensamiento verdaderamente libre.

Firmado: una bomba nuclear tranquila.

lunes, diciembre 19, 2016

QUERIDA ALEGRÍA II

Querida alegría desquiciada, toma asiento
entre mis rojizas bisagras de calma. 

Deja de golpear los cristales... 
demasiado frío ahí afuera.

Tres montes me ofrecieron ser feliz, 
sus lomos serían ángeles 
dibujando vegas con cálida escarcha;
me hablaron de sed, de cuarentena, 
de estepas preñadas de envidias, 
de barrancos de lentísima caída,
si rompía su círculo previsto. 

Así que te envié mil cartas
suplicando una visita improbable
a mi terco retiro. 

Acudiste seguramente
para burlarte de tanto yermo tallo. 

Pero acabose mi paciencia 
y cuando atravesaste el recibidor, 
y te reíste de mis sobras afectivas, 
soldé cada palmo de la puerta. 

Así quedamos encerrados 
cada cual a su manera, 
a su modo, 
a su forma, 
a su estilo. 

Y ahora que estás aquí, te jodes. 

Me conocerás 
cuando sangres tu deuda en mi frente. 

Me conocerás 
cuando hagas falta ultrapuertos. 

Me conocerás 
cuando yo lo diga.

miércoles, diciembre 14, 2016

lunes, diciembre 12, 2016

SUBVALERIANA VI

Observen: somos hijos de conciencias ajenas.

El secreto (de la barbarie) está en la masa.

Soy esa adarga que toda lanza ajena jode,
el cuchillo que chilla al notar la piedra en su filo,
el vértice del bosque sin propágulos.

Los coágulos de memoria son un búnker de proyectiles insaciable,
anfibológicamente imperfecto,
ansiosos de más rayos para el doliente.

Más allá de la Hiperbórea del Papel,
dará eternos pasos al frente nuestro Verbo:

En el confío
a falta de pan honrado
entre estas reyertas.

Somos la masa más gris que el águila en el cielo pudiera vislumbrar,
desciende, nos desuella hasta lo sulfúrico.

Creerse único
es eutanasia.

El secreto de la barbarie está en la masa
porque cada deforme porción que la conforma
se cree tan especial como el resto de aquella.

martes, diciembre 06, 2016

SHOW DE RIPIOS III

Lo que sus ojos dijeron fue lápiz contra diamante. Lo que sus ojos dijeron fueron palabras brillantes, palabras duras, de hierro como hierro en bracamarte. Lo que sus ojos gimieron bajo frente desplomada fueron espinosos verbos dichos, mas sin decir nada. Lo que sus ojos gritaban con tímpano a bocajarro eran voces ignoradas por tantos burgueses años. Lo que sus ojos mataban eran gentes prescindibles, y el tránsito clareaba tornándosele invisible. Lo que sus ojos ansiaban era haber nacido ciegos. "Muy mal sus ojos midieron la anchura de aquesta calle" decían los enfermeros que atendieron al cadáver. Lo que sus ojos lloraron -atropellados en sangre- fue que no vivir tapados causó el terrible desastre. Y los ojos del difunto miraron a las estrellas: por prima vez n'este mundo mirar les valió la pena. Lo que sus ojos dijeron fue siempre tierra entre tierra.

martes, noviembre 29, 2016

SUBVALERIANA V

Afronto el espinoso verbo de bocas nada crepusculares con la sonrisa de quien sabe romper el plato adecuado a la hora exacta, en el momento más injusto para sus guiados latidos. Patalea una tubería bajo el joven cuello del refugiado entre libros previsibles cada vez que el estanque se hace cárcel y el argumento coz rabiosa a una niebla que creyó domesticada a voluntad. Afronto el lento insulto de bocas demasiado crudas, contemplo desde el balcón a su fracaso lanzándome piedras, recibiéndolas de vuelta en su cara y cosiéndole los ojos a su amo. No hay perros ni avispas que azuzar en mi garganta. No hay clavos que clavar al rojo vivo en este taller sin candados. No hay salvoconducto para el cuchillo. Y, sobre todo, no hay puño que pueda tumbar las olas de la fe: me dejan en la playa de lo visible, por eso no me amarga tragar sal de su agua en tormenta.


domingo, noviembre 13, 2016

domingo, noviembre 06, 2016

POETAS QUE ME GUSTA LEER (¿PARTE I?)

Pensaba titular esta entrada de forma más vehemente pero me puede la obviedad: sólo pretendo mostrar mi opinión ahora que todo el mundo se cree con capacidad de hacerlo en el ámbito poético. Qué carajo, es muy legítimo expresar un parecer desde el punto de vista personal. Y merced a ello considero que se está dando constantemente bombo a una serie de juntaletras productores de versos de fácil digestión mental y aún mayor fácil excreción. De temática recurrente, manida, ramplona, trotona por lugares comunes y que, siempre en mi opinión, creo que roba al universo poético más que aporta: no, amigos y amigas, el porcentaje de "likes" en las redes sociales no significa nada más que el enésimo fracaso nacido de una esperanza.

No he leído toneladas de poemarios. No soy ni de lejos el mejor creador de sonetos de la Historia. No soy un erudito en la materia. Ni siquiera creo que (al menos por el momento, luego Dios dirá) ninguno de los/as poetas a quienes voy a referirme aquí sean los mejores de la actualidad. Por otra parte, no me cabe duda de que dejaré a un buen número de artistas en el tintero por mi puro desconocimiento de sus obras. Así pues, reitero de nuevo que se trata única y exclusivamente de mi opinión y pido disculpas a quien pudiera sentirse ofendido por mis palabras, si es que se diere el caso.

He prescindido del adjetivo "jóvenes" para referirme a tales poetas por la sencilla razón de que no me parece apropiado compartimentar mis gustos basándome en razones ni de género, ni de raza, ni de ideología ni por supuesto de edad. Por cierto: el orden de aparición no es en absoluto jerárquico o preferencial. Aporto fotos cutres en las que salen mis dedos de porretilla. Es lo que hay, no soy Robert Capa.


Menos mal que Mina Harker barre pa casa...

Jesús, María y José. Dadme fuerzas, no me atrevo a empezar.

Bueno, venga. Que sí. Allá vamos.

(Nota previa 1: que no incluya a otros poetas que me gusta leer simplemente se debe a que ya son lo suficientemente conocidos.)

(Nota previa 2: los y las poetas que voy a mencionar tienen publicados o autopublicados libros de poesía. Espero perpetrar una segunda parte de esta entrada en el blog en la que otros autores/as sin tanta suerte o sin esa pizca de reconocimiento tengan su sitio.)

Alberto Claver






































Menos mal que hay una luz que nunca se apaga.


Vicente Drü






































Alocadas y bellas arcadas de poesía.

Luis Larraya
















Digitoconspiración, con perdón.



Andrés Treceño





















Valor añadido, al igual que Claver: escriben en castellano y asturiano. Bravo.

Rocío Acebal




















Mi mano no ha embellecido: es la de la propia Rocío.
(Le he "arrobau" la foto)

Martina Garea











Lo simple es bello, 
salvo que seas feo y simple como yo
y cuelgues la foto del poema en horizontal.

Óscar Rough





















Inviertan en este libro: yo se lo he "afanao" a mi novia, que es mucho más que una inversión.

José Luis Álvarez Gallego

















Defenderé siempre la bandera de la Santa Tradición Poética sin despreciar otras.
Gracias por tus clásicos versos, don José Luis.


****************

Y bueno, ya basta por hoy. No he querido, por respeto y por la dificultad que para mí entraña, entrar a valorar la calidad de cada uno de los/las poetas aquí ofrecidos. Sólo les recomiendo encarecidamente que los lean, que disfruten de su trabajo, calidad y estilos. Que la delicadeza, la originalidad y el vocabulario no necesitan vestirse de "me gustas" o "likes" en Instagram. 

Que, se lo prometo: cuando uno empieza a buscar más allá de lo tipicucho y comercialoide, encuentra a grandes creadores. Seguiremos informando.



martes, octubre 25, 2016

REALISMO NADA LIMPIO II

Usted se confunde, hermano. Se confunde y es divertido. Divertido porque en este pedrusco indomable e infectado de parásitos lo que provoca en mi carácter un mínimo de perplejidad es el hecho de que humanos repugnantes como usted se equivoquen. No yerran quienes se levantan todas las santas mañanas y se abalanzan sobre una taza repleta de secreción de teta de vaca y granos molidos y tostados de un arbusto objetivamente tóxico para los de nuestra especie. Tampoco lo hacen aquellos que consideran haber plantado su bandera en la tierra de la felicidad cuando se libran de que un alud de vómito sepulte su campanilla y desborde sus dentaduras primermundistas. No. Yerran quienes en un momento dado se han detenido en mitad de la acera, en mitad de la noche porque han observado a servidor de ustedes sentado, abierto de piernas y mirando al suelo atiborrando sus pulmones con celulosa, alquitrán y decenas de compuestos mierdosos más. Efectivamente, ha metido usted la pata al pararse ante mí y preguntar si me encuentro bien o si necesito algo. Se ha confundido al mostrar ese infrecuente altruismo porque efectivamente, no me hallo bien y sí preciso de algún concreto favor.

Necesito un abrazo, eso lo primero. Espero que se ofrezca. Le juro que no pienso birlar su cartera si se presta a mi solicitud. En verdad, dinero es lo que menos falta me hace ahora. ¿Ve aquella luz encendida, en aquella ventana, en el piso de ahí enfrente? Es allá donde vivo de alquiler hace ahora siete años. Machacado por deudas y cobardía, derritiéndome y fundiéndome sobre mi cada vez más estrecha zona de confort. Cinco idiomas, dos carreras, demasiado apego a las sábanas por las mañanas. Un genio de la botella que aspiró el polvo de todas las alfombras que encontró. A ese agujero de ahí arriba lo llamo casa. ¿Escucha los gritos? ¿o diría que son gemidos? ¿tal vez risas? ¿es anarquía lo que hay en las cuerdas vocales de quien emite esos sonidos, esos ruidos?

He bajado a la calle porque ahí arriba he dejado medio muerta a una amante veinte años más joven que yo con la que convivo hace cuatro desde que la echaron del domicilio familiar, siendo entonces aún menor. No. No crea que la he agredido ni mucho menos, jamás le pondría la mano encima. Simplemente no sé a quién llamar. No sabes realmente a quién llamar cuando entras al asqueroso baño de tu asquerosa choza y te encuentras una escena infinitamente asquerosa. Figúrese, ¿qué haría usted? En medio de un cóctel de síndrome de abstinencia, esquizofrenia nunca diagnosticada, diarrea y melancolía, tu pareja estable, que de estable tiene poco, decide parir un hijo en la taza del puto wáter. El niño, porque creo que es niño, viene de cabeza y cae con tal violencia contra el fondo que queda con su cabecita atascada en un hueco con un agua repleta de mierda descompuesta, orina, sangre, restos de placenta y todo un catálogo de infecciones por falta de la más elemental higiene. Al llegar a casa encuentro un cuerpecito inerte, doblado, arrugado y entre amoratado y rojizo en el fondo de mi cagadero. A su madre, tratando de extraerlo y logrando sólo apartarlo para encontrar un resquicio donde vomitar lo que parecen pastillas mezcladas con algo de cerveza barata de marca blanca. Menuda puta mezcla, sólo me faltó cascármela en semejante olla de humanidad.

Oh, venga, si soy prácticamente un héroe. He logrado permanecer allí, íntegro y de una pieza, hasta hace unos diez minutos. Y mire, usted se ha dejado caer por aquí. Así al menos me creerán.

Efectivamente, buen samaritano. Usted se confunde al ser tan amable conmigo, porque jamás podrá olvidar esta historia. Y es divertido, créame, lo es, porque después de haber vivido lo que he tenido que vivir, todo lo que venga más tarde, todo lo que suceda después, todo lo que el género humano vaya a sufrir en el futuro, me parece de lo más jodidamente divertido. Por favor, llame a una ambulancia. 

Pero antes, ¿me podría dar otro abrazo?

martes, octubre 11, 2016

AM ENDE

Voy a dispararme en el puño que golpea en el recuerdo,
en el pie que me hace correr hacia ti,
en la distancia que amenaza el reencuentro.


Somos como madre ciega e hijo ciego
hermanados con el cero absoluto, el negro inapelable,
murmurando anzuelos y orando entre paredes sucias.


Cómo cuadrar esta desaliñada tranquilidad
con estas ansias tan elegantes y limpias.
Cómo arrancar esta lengua mía
que tanto deseo lamer.


Cómo convencer a mis talones
para que dejen de tocar a torpe retirada.
De qué manera deshacerme sin ruido
del agitador de masas encefálicas.


He desenrollado el hilo de la historia interminable,
he ahogado a Atreyu,
lo he descuartizado y dado de comer a Gmork.



Dios sigue callado.

domingo, octubre 02, 2016

LAS CASAS DE DIOS




Cuando el reloj dé las horas,
cuando te despidas de tus hermanos,
cuando en el otro lado de la calle

se encienda la luz,
la misma luz
que tu Pastor apagó

entonces, neoyorquino, volverás a sospechar
que Dios ha vuelto a cambiar de bando.

Brooklyn, Nueva York, 10 de diciembre de 2014


domingo, septiembre 18, 2016

FELINOS VEGANOS


¿Adónde vas, compañera, pisando las altas flores del jardín de la pantera que pasó su vida entera pintándolas de colores? ¿Por qué corres, compañera? ¿Por qué maltratas el llano que segó la negra fiera y bañó con regadera para cosechar buen grano? Huye pronto, jovenzuela, cruza el campo de labranza fuerza el trote hasta que duela, hasta desgastar la suela pues su zarpa ya te alcanza. Tu sangre vuela hacia afuera, tus vísceras ven el mundo, por ese tajo profundo que eliminó la frontera entre vivo y moribundo. Muchacha de cuerpo roto presa de cuervos y ratas víctima de sueño ignoto sin poder salir por patas: no volverás a asaltar sus lindes, campos, su coto porque a la tierra te atas sin poder resucitar. Felino vegano, mata: te tienes que alimentar.


martes, septiembre 06, 2016

TERTULIA "EXILES". LORCA: ¿MITO O REALIDAD?

El pasado sábado 3 de septiembre tuve el honor y la fortuna de ser invitado a la primera sesión de la renacida tertulia "Exiles" promovida, organizada y coordinada por Leo Zelada, muy interesante escritor de origen peruano pero de proyección hispánica total. Las impresiones que me dejó fueron magníficas no ya sólo por el gran nivel de los y las participantes, sino por el importantísimo hecho de que puedo afirmar que nadie se sintió ignorante o "pequeñito" ante semejante despliegue de conocimientos, ya que las ideas y datos vertidos, amén de altamente didácticos, fueron asequibles para cualquiera no versado en literatura o simplemente no estudiante/estudioso de la misma, como es mi caso. 

Creía que el título de la obra invitaba al debate incluso más de lo que en principio pudiera parecer, que no era poco: Lorca: ¿mito o realidad? y a lo largo de dos interesantes horas de charla e intervenciones comprobé que mis sospechas al respecto tenían fundamento. Al margen de cualquier comentario político o ideológico (que era lo de menos) fue bastante apasionada la "lucha" mantenida entre los partidarios del Romancero Gitano (y tal vez colateralmente, el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías) y quienes prefieren Poeta en Nueva York. Podrán intuir los lectores de mi obra que mis querencias por el Romancero son más que evidentes (tanto por extracción social como por mi eterna defensa de la poesía popular -o mejor, de LO popular- también en manos de autores/as digamos "cultos"), pero lo cierto es que no quise entablar un combate más allá de lo estilístico-estético-práctico porque mi conocimiento de Poeta en Nueva York lo reconozco bastante defectuoso: simplemente sigo defendiendo, como mínimo, la mayor capacidad "portátil" del Romancero y su mayor "digeribilidad" frente a la complejidad y hermetismo siquiera aparente de la obra lorquiana durante su estancia en la Gran Manzana. De cualquier modo, se trata de dos obras diferentes y diferenciadas que entiendo imprescindibles para cualquiera que se repute amante de la poesía en lengua española. He de decir que me esperaba estar más aislado en mi defensa del Romancero y fue agradable encontrar a más partidarios suyos de lo que pensaba.

La faceta de Federico García Lorca como dramaturgo también se trató en la tertulia con cierto apasionamiento por parte de algunos asistentes que forman parte del mundo del teatro y la actuación. Sin embargo otros contertulios, como el propio Leo Zelada, lo consideran un dramaturgo correcto e interesante, pero no más allá. Habiendo leído una parte substancial de su obra teatral, y por supuesto sin desmerecer opiniones ajenas, estoy tal vez más de acuerdo con Leo en este aspecto.

Pasé, en fin, una agradable noche en muy agradable compañía y espero repetir muchas más veces; este viernes el autor a tratar será Charles Bukowski... casi nada.

Resumiendo: tertulias como "Exiles" hacen grueso favor por la difusión de la literatura española, hispánica y universal. Un placer y un orgullo el haber sido partícipe en su renacimiento.

lunes, septiembre 05, 2016

SEPTIEMBRE

Ahóguese el verano
en el interior de las ostras,
préndase fuego al otoño llenando de azufre las esquinas,
abaláncense los astros sobre el vacío,
agonicen las lápidas entre la tierra que las asfixia,
descompónganse los violines de las laderas,
despierten los volcanes
obligados por convenio laboral,
exprópiense las almas deudoras,
estudien los bárbaros las leyes del dolor,
déjese caer al vacío la caja de los truenos,
desconfíe el soldado de su corbata desequilibrada,
cíñanse los derrotados la corona inesperada de la necesidad,
trátese de sonreír al césar, al pan y al círculo vicioso,
recuérdese que esto ya no es un simulacro, una pesadilla o una falsa indigestión de ocio.

Pero lo más importante
es mantener
la seriedad ante el problema:

el optimismo artificial
puede ser una burla excesiva

ante duras encrucijadas.

jueves, agosto 18, 2016

SOLEARES (30-VIII-2005)














Sopla brisa en la mañana y las flores se marchitan en mis ojos y ventanas. Silba el viento de Poniente viejos himnos militares que hacen llorar a la gente. Canta el viento de Levante acompañado de coros melodías inquietantes. Se ocultó el sol con temor y alegre, imita la lluvia percusiones de tambor. Ya caen en picado vuelo las gotas, y duros rayos garabatean el cielo. "Despertarás tempestades" -Ya me lo dijo un marino- "cuando escribas soleares".

viernes, agosto 12, 2016

OTRO EPITAFIO



Aquí yace un albanés
que jamás pisó tal tierra,
aquí yace un montañés
marinero, que se entierra. 

Fue de la brocha al pincel, 
y del tanque a la carreta, 
de los óleos al pastel, 
de autobús a camioneta. 

Microcrecieron sus pies,
ultravivieron sus penas,
metabebió whisky inglés,
postincumplió sus condenas. 

Dejó su vida a deber
a quienes lo conocieran
por prestarle su saber 
como si lo mereciera. 

De un buen hombre, de un buen ser
reposa aquí la osamenta,
de un exhumano amateur
que huyó sin pagar la cuenta. 

Que estuvo pero no fue,
pero se fue un día cualquiera
tras dar un salto de fe 
y caer en la escombrera.

jueves, agosto 11, 2016

APOCALIPSIS COMPARADO

Esto es un mensaje desde el Planeta Hantuste,
más próximo al suyo de lo que se imaginan.

Escuchen, tenemos problemas.

Los dioses ya no son tan imprudentes
como para acudir a una llamada fortuita
efectuada desde una cabina sin la correspondiente licencia.

Las águilas ya no liban las ortigas,
no cabalga la tenia junto al tábano
en busca de aventuras de parásito desenlace.

Cualquier alimento protesta
cuando toma conciencia de su destrucción
al ser masticado sin demasiado afán.

Los intestinos se rozan,
desconfiando el uno del otro,
insultándose a escondidas por su mutua ineptitud.

Las guitarras se declaran en delay indefinido,
se encasquillan las pistolas frente a sus amos,
las llaves toman los hábitos, quedamos cerrados por dentro.

Cada tecla es un ladrillo más
en el castillo de los complejos de culpa.
Agonizan nuestros tejados y nos sentimos orgullosos.

Nuestros cuellos,
nuestros cuellos,
nuestros cuellos yacerán malditos
rotos de tranquilidad al contemplar el ocaso.

Pero esto no es una llamada de auxilio. No.

No nos ayuden. Huyan. Huyan de sí mismos.

Cuanto más lejos mejor.

P.D. Corten el cable rojo.



lunes, agosto 08, 2016

REALISMO NADA LIMPIO I

Este calor espantoso,
estas moscas que me persiguen como fans de mierda,
nutren mi urticaria
mientras espero en esta esquina sin sombra.

Cada vez me resulta más difícil rascarme
desde que las uñas
empezaron a resultar más útiles como alimento
que como alivio cutáneo a mi delirio.

Además, ahora el dolor es constante
al forzar estos muñones dactilares sanguinolentos
a lijarse contra estos brazos secos:
hasta diez padrastros furiosos
eyaculan su ira por cada borde de mis dedos.

Cada vez me es más complicado morderme el labio
(y, desde luego, morder los ajenos)
desde que las últimas cuatrocientas madrugadas hice de mis fauces
una fábrica de polvo de sarro y caries.

Empujo con la lengua cada borde inflamado
y tiño de rojo las flemas densas y pegajosas
que saltan al ruedo bajo el paladar entre carraspeos nerviosos:
no pienso escupir mi desayuno, comida, merienda y cena,
no pienso escupir mi anestesia ni mi pasatiempo.

Me aburro,
ando a la búsqueda de vello infectado
en cualquier parte del cuerpo,
un lugar donde apretar hasta oír ese tac
ese anuncio de trofeo en forma de pus y bulbo,
de pelo retorcido y húmedo agonizando sobre mi índice.
Parece que tendré éxito
si me sigo explorando las ingles:
ya noto varios bultos, varios volcanes aún vírgenes
dispuestos a entregarse a los encantos de mis yemas.

Saco la lengua y arrugo el gesto durante la operación,
varios goterones burbujeantes salen a ver mundo
y se unen a la colección de lamparones de mi camiseta.

Sigo esperando en esta esquina sin sombra.

Soy una esponja estrujada sufriendo una hemorragia en cada poro,
un museo ambulante de venas masacradas,
esperando sin remedio a que un Mercedes blanco
o cualquier carromato destartalado
me lleve allá donde mis problemas
se solventan
a golpes de aguja
y correa desgastada.

Pero no se lo contéis a nadie.

martes, agosto 02, 2016

BLUES DE KABUL XV: COÁGULOS


(Óleo de Miriam Salgado)

Al habla Émile Hezerrec.

"Esta es mi niña", me dijo.

Y la luz de la terraza
pugnando por derretir los coágulos en su gesto
me la mostró, gritando desde el cielo al balcón.

Hablaron sus cuencas,
repletas de vida precaria.

Respondí:

con empuje, alejamiento,
tan sólo para tomar impulso
y comprender
que tras su mirar ojigigante,
-paradójica aliteración-,
poco de carcajeante se encuentra,
pues no hay risa al traspasar sus esferas.

Breve y violenta fue la percepción
de su palpitar tierno e imprevisible,
ese reclamo de enfermedad y miserias,
aquel fustazo de realidad presente
usurpando las caricias de una justicia extinta
que de ciega y sorda, 
no escuchó los clavos entre carne y madera.

"Esta es mi niña", me dijo su madre.

Y nosotros,
que Dios nos perdone,
somos sus despreciables padres.

Corto y cierro.

viernes, julio 29, 2016

BLUES DE KABUL XIII: HE VISTO.

Al habla Walter Widgett.

He visto 
su bazo atravesado
por riadas
de cucharas sucias
extractoras de almas.

Ni un dedo espectador
ha ejercido su deber 
de articulación.

El brazo ejecutor 
se encarama entre hematíes
y saluda.

Estoy en medio de un bodegón,
en tiempo real,
con llovizna en los zapatos,
recordando a esos jodidos mentirosos de grado 33
que aseguran
desde sus obradores de embustes
que vivimos en un país
seguro hasta la muerte.

Los cobardes tienen cada vez
menos margen para la indiferencia
y su reproducción frenética
atrae a los insectos.

El cordero
no sabe qué responder
cuando es cordero.

Espero al menos
que si me comen
se acuerden de mí
desde el resto incómodo entre muelas
hasta el alambre de espino en que me convertiré
y que su cuerpo
habrá de expulsar

cagando.

Corto y cierro.


jueves, julio 14, 2016

BLUES DE KABUL XI: PAPEL

Al habla Émile Hezerrec.

Libros gordos,
libros gordos.

Al pecho.

Por si viene a por mí la Policía del Pensamiento
y abre fuego sobre mis escasas carnes.

Soy un blanco fácil,
dispárenme.

Ustedes. Tan armados como desalmados.
Dispárenme, cobardes.

Que las páginas me harán de venda,
de gasa,
de esponja,
de excusa para no acudir mañana a mi cita con la vida
porque estoy muriendo
con árboles tatuados fundiéndose contra mi pellejo.

Sí. Estaré muriendo cálidamente inocente
mientras unas balas siempre culpables
pasarán sin llamar.

Demasiado tarde.

Cuanto más se me escapa el aire
más apesto a alma libre,
muchos más espíritus apostarán sus cuerpos,
y con ellos cada vez más fuerte
les golpeará en sus caras el martillo de herejes
que forjaron para tratar de callarnos.


Corto y cierro.