EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las altas esferas nos miran con paternal complacencia. De lo que no son conscientes es de que nosotros, pequeños y escasos asteroides en plena explosión demográfica, cuando giramos a su alrededor, no lo hacemos dócilmente. Les escrutamos, les estudiamos. Una y otra vez. Aunque ya tengamos demasiado vistas sus superficies leprosas y salpicadas de chancros sifilíticos. Simplemente nos estamos reproduciendo, poco a poco. Estamos esperando el momento ideal, que acontecerá el día más pensado, cuando a la ocasión la pinten con rastas hasta la mismísima culera, para lanzarnos sobre sus sorprendidas caras. Algún día caeremos como hierros al rojo vivo sobre sus cordilleras podridas. No habrá coordinación, será una lluvia ácrata, un chubasco irregular y Aleatorio, sin una política definida. POR FIN.

Nuestros cerebros serán meteoritos de todos los colores. Eso es lo de menos. Caeremos a su derecha, a su izquierda, en sus bancos y en sus politburós. En sus templos, en sus logias, en sus sedes del partido, en sus Casas del Pueblo. Lapidaremos mentalmente sus Cuarteles Generales, sus centros de comunicaciones monodireccionales. Pianos de Jerry Lee Lewis sin teclas berreando silenciosamente "Great Balls of Fire". Eso seremos.

Pero mientras tanto, seguimos aumentando la familia. Se engrosa el cinturón. Es una batalla entre la mitosis asnal y la del pensamiento auténticamente libre.

Y se acabó el "si Dios quiere". Habremos de querer nosotros. Porque, llamadme loco, eso es lo que creo que Dios quiere: mujeres, hombres, personas actuando por sí mismos... con el pensamiento verdaderamente libre.

Firmado: una bomba nuclear tranquila.

miércoles, septiembre 13, 2006

Queridos fans

He recibido muchos correos desde que tengo este blog, algunos físicos, otros cibernéticos. Pero muchos, un panzau de ellos. Me han escrito solicitándome favores sexuales, consejos de belleza, recomendaciones culinarias, rogando mi asistencia a convenciones de carácter internacional de toda clase... Intento responder a todas las misivas con la mayor diligencia y completud posibles, pero por desgracia carezco de tiempo material para ello. Intentaré a partir de ahora contestar algunas de las cartas que más me han llamado la atención.
Estimado Didacus,
Gracias por deleitar a la Humanidad con tus magníficos posts y artículos. La asiduidad con la que muchos de nosotros los leemos llega a ser casi enfermiza, una adicción. Hemos visto imágenes tuyas en el fotolog, y, visto tu glamour, estilo, donaire y belleza natural, nos gustaría que nos dieses unos consejos generales de belleza, así como unas guías generales de ligue y flirteo. No nos cabe duda que tu gracejo personal, unido a las cualidades físicas que atesoras y que ya hemos comentado, es una fuente constante de romances, novias y rollos de verano.
Eres nuestro ídolo, tío. Un fuerte abrazo
Asociación Internacional de Top-Models
Queridos amiguetes. Mi estilo es inconfundiblemente "didacquiano", es cierto que son muchos los "OOOOOHes" que despierto entre las féminas a mi paso, pero ello no se debe a las razones clásicas. Estas son mis armas:
  • Boca y dentadura: a pesar de ser lavada todos los días, evita las limpiezas de boca. ¡Ese tonillo amarillento al sonreír desmonta a cualquiera! Y bueno, nunca está de más que te falte algún diente o similar. En mi caso, lo que hace inconfundible mi sonrisa (que, por cierto, esbozo no demasiado frecuentemente) es ese par de dientes tan raros que la adornan, el primero de ellos el incisivo de la quijada, todo descolocado y metido hacia adentro; el segundo de ellos, el canino de la mandíbula superior, todo desgastado por usarlo para morderme las uñas con fruición desde que me salió tras derribar la correspondiente pieza de leche. Esencial tener mal aliento mañanero, tiene su virtud y su defecto en función de si la moza que yace contigo merece recibir un buen beso de buenos días porque es una petarda de mierda. O no. Al hablar y cantar, recomiendo usar el estilo Elvis/Billy Idol, es decir, levantar el labio superior haciendo una mueca de lo más sexy. Serás el rey de la fiesta. O TÚ serás la fiesta.
  • Cara: bueno, eso ya es cosa de la cirugía, porque nacer tan asín como yo de espectacular es cosa de la genética tradicional. Mis míticos 4 pelos bajo mi barbilla conformando mi chiva, mi escasa, por tanto, pilosidad facial, mi napia modelo buque mercante, mis ojos caídos (¡uno más que otro!), mi ceño estilo viga de hormigón semiderruida, mi frente arrugada al intentar levantar tan pesado ceño, mi palidez, mis (ya escasas, por desgracia) espinillas... Y qué decir de mi peinado, ¿verdad?
  • Cuerpo: Mi forma física no es el resultado de ninguna dieta, aunque sea un topicazo y no os lo creáis. No me privo de nada, salvo de tomar el sol. Tener mis brazos, mis espaldas y mi tono de piel es sencillísimo. Nada de gimnasios. ¡vagancia y comer cualquier mamonada que encuentres por los armarios! Por ejemplo, unas guindillas vascas a las 2 de la mañana, cuando haces un descanso en el estudio.
  • Ropa: nada de horteradas ni pijadas. O de negro o camisas de cuadros. No os rompáis la cabeza para lograr el éxito.
  • Baile: Pasodobles, metall y ska. El reggaeton es una mierda y no hay quien lo baile. Que lo bailen ellas, así tratarán de seducirte.

Bueno, el próximo día os hablaré de las técnicas de ligue. Es que posiblemente mañana tenga el último examen de mi carrera. Id tomando nota, ¡el triunfo está asegurado! Llamaréis la atención fijo...

1 comentario:

Nioto dijo...

bueno... habrá que empezar a dejar de lavarse uno los dientes... jeje na un blog muy guapo, sigue asi.