EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las altas esferas nos miran con paternal complacencia. De lo que no son conscientes es de que nosotros, pequeños y escasos asteroides en plena explosión demográfica, cuando giramos a su alrededor, no lo hacemos dócilmente. Les escrutamos, les estudiamos. Una y otra vez. Aunque ya tengamos demasiado vistas sus superficies leprosas y salpicadas de chancros sifilíticos. Simplemente nos estamos reproduciendo, poco a poco. Estamos esperando el momento ideal, que acontecerá el día más pensado, cuando a la ocasión la pinten con rastas hasta la mismísima culera, para lanzarnos sobre sus sorprendidas caras. Algún día caeremos como hierros al rojo vivo sobre sus cordilleras podridas. No habrá coordinación, será una lluvia ácrata, un chubasco irregular y Aleatorio, sin una política definida. POR FIN.

Nuestros cerebros serán meteoritos de todos los colores. Eso es lo de menos. Caeremos a su derecha, a su izquierda, en sus bancos y en sus politburós. En sus templos, en sus logias, en sus sedes del partido, en sus Casas del Pueblo. Lapidaremos mentalmente sus Cuarteles Generales, sus centros de comunicaciones monodireccionales. Pianos de Jerry Lee Lewis sin teclas berreando silenciosamente "Great Balls of Fire". Eso seremos.

Pero mientras tanto, seguimos aumentando la familia. Se engrosa el cinturón. Es una batalla entre la mitosis asnal y la del pensamiento auténticamente libre.

Y se acabó el "si Dios quiere". Habremos de querer nosotros. Porque, llamadme loco, eso es lo que creo que Dios quiere: mujeres, hombres, personas actuando por sí mismos... con el pensamiento verdaderamente libre.

Firmado: una bomba nuclear tranquila.

martes, marzo 28, 2017

NOTA A LOS CREYENTES





La herida de esta canción tiene orificio de entrada y de salida, otra vez. 


Es un lunes de marzo y son las siete y media de la tarde. No tardará en abalanzarse sobre mí esa sombra imperceptible que aparece cuando la tarde se resiste a abandonar el salón de la ciudad por la que transito; camino preocupado por no saber por qué sigo inquieto aunque todo parezca ir medianamente bien. Aunque al llegar a casa me esperen sonrisas y abrazos, comprensión y descanso. En el pecho noto gases volátiles que ladran explosión y muerden pocas deflagraciones definitivas. Los pulmones tienen miedo de expandirse, la boca de mi estómago es una frontera cubierta de alambradas al rojo vivo y yo mantengo el paso sin alzar la vista de una acera que no se solidariza conmigo. Noto los dientes tan apretados como exhaustos y los días venideros son un inestable puente colgante al que me dirijo sin resistirme. Soy 60 kilos de carne magra que no le importan a casi nadie, que a veces lloran y otras se mueren de risa aunque nunca se hayan reído de la muerte. Hoy he visto que me ha salido una cana en esta barba que nunca se tomó mi cara en serio y he cantado una canción de los ochenta mientras revisaba mi dentadura devastada ante el espejo... «¿qué jodiendas me depara el futuro?» A saber, el Imperio de las Desgracias Potenciales es demasiado vasto como para atravesarlo sin que te dispare algún vigía borracho y te deje incrustadas esquirlas de sinvivir en algún rincón de tu cabeza. ¿Y qué hay al otro lado? Es cuestión de fe el creer que hallaré la purificación y el equilibrio interno, a la mayor gloria de Dios y a la mayor paz de quienes han tenido que aguantar mis estupideces al menos una vez en su vida.

Pero tanto me da, hermanos y hermanas: si alcanzo el Nirvana me faltará tiempo para cortarlo en rodajas y echárselo a los perros del infierno, como suelo hacer con todas mis felices victorias.

Porque algunos creyentes no descansamos ni después de muertos, por mucho que se empeñen los curas en decir lo contrario.






jueves, febrero 09, 2017

LA GALERNA DEL SÁBADO DE GLORIA

 Puso Dios en mis cántabras montañas   
 Auras de libertad, tocas de nieve,   
 Y la vena del hierro en sus entrañas.   
 Tejió del roble de la adusta sierra   
 Y no del frágil mirto su corona;   
 Que ni falerna vid ni ático olivo,   
 Ni siciliana mies ornan sus campos,   
 Ni allí rebosan las colmadas trojes,   
 Ni rueda el mosto en el lagar hirviente;   
 Pero hay bosques repuestos y sombríos,   
 Misterioso rumor de ondas y vientos,   
 Tajadas hoces, y tendidos valles   
 Más que el heleno Tempe deleitosos,   
 Y, cual baño de Náyades, la arena   
 Que besa nuestro mar; y sus mugidos,   
 Como de fiera en coso perseguida,   
 Arrullos son a la gentil serrana,   
 Amor de Roma, y espantable al vasco,   
 Pobre y altiva, y como pobre hermosa.   

 No es el risueño Egeo que circundan   
 Cual ceñidor las Cícladas marmóreas;   
 Ni el golfo que con dórica armonía   
 De Nápoles arrulla a la Sirena   
 Cabe la sacra tumba de Virgilio;   
 Ni el vago azul de la marina Jonia;   
 Sino el Ponto que azota a Caledonia,   
 Y roto entre las Hébridas resuena,   
 Titán cerúleo que a la yerta gente   
 Hace temblar en la postrera Tule,   
 Y cabalga entre nieblas y borrascas   
 Sobre el inmenso Leviatán, que nutre   
 Con pestífero aceite la candela   
 Del céltico arponero. Ni cien carros   
 De guerra hicieran tan horrible estruendo   
 En torno de Ilión, como esas olas   
 Cuando las perlas de Cantabria hieren.   
   
 Hoy se vuelven a alzar firmes y rudas,   
 En son de guerra y vencedor amago,   
 A renovar el memorable estrago   
 Que en la Pasión de su Hacedor movieron;   
 Por eso es hoy más íntima y solemne   
 La voz de las tormentas boreales,   
 Mayor su indignación, cuando arrostrarlas   
 Osa el nauchero de piedad desnudo.   
 ¡Ay! no verá la luz del patrio faro   
 Sobre el amigo cerro de la costa,   
 Cual mirada de Dios sobre sus hijos,   
 Ni su velera y triunfadora nave,   
 Al arribar, coronará de flores.   
   
 ¡Piedad, Señor! Sienta tus iras sólo   
 Rota y hundida la soberbia quilla,   
 Que oro y baldón conduce a estas arenas,   
 O el ferrado vapor, en cuyas venas   
 Corre savia de fuego. Allí la sangre   
 De nuestra raza va; sobre estos montes   
 Tendió la emigración sus negras alas;   
 Llora la esposa en el helado lecho,   
 Cabe el extinto hogar llora la madre,   
 El campo desfallece sin cultura,   
 Y en tórrida región nuestros mancebos   
 Siega la muerte: ¡que más bien perezcan   
 Ante las rocas del amado puerto,   
 Acariciados por maternas olas,   
 Do lleve el viento el son de las campanas   
 De la torre natal, a sus oídos!   
   
 Pero salva, Señor, el frágil leño   
 Del pescador que fatigado encuentra   
 Al fin de su pescar, la red vacía.   
 Es hijo de aquel pueblo que en tardía   
 Cadena domeñó la ingente Roma;   
 Del que a Cannas Aníbal conducía,   
 De las madres itálicas espanto,   
 Terror de los vacecos y autrigones;   
 Del que en la cruz de su triunfal suplicio   
 El bárbaro cantar de la victoria   
 De Agripa ante las haces entonaba.   
 ¡Oh, sálvalos, Señor! En ellos corre   
 Sangre de Bonifaz el de Sevilla,   
 Del fiero vencedor de la Rochela,   
 Del que trazó primero en breve carta   
 La soledad de los indianos mares,   
 Y en sus bosques logró gigante tumba,   
 Al impulso de arpón enherbolado.   
 ¡Contémplalos luchar!... ¡Vana esperanza!   
 Que ni el llanto de madres y de esposas   
 Las iras quebrará del Oceano,   
 Ni del hado la ley adamantina...   
 Mas salvados serán, porque las nieblas   
 Del mundo material y las del alma   
 Sólo la tempestad rompe y ahuyenta,   
 Y es su rojiza luz benigno rayo   
 De un sol que animará perennes flores.   

 ¡Salvados, sí! Desde el salobre risco   
 De San Pedro del Mar, un sacerdote   
 Les dio la bendición. Nada más grande   
 Ojos humanos contemplar pudieron,   
 Cual lo que vio la moribunda gente,   
 Al descender el celestial rocío   
 Del divino perdón sobre su frente;   
 Abrirse el cielo, serenarse el mundo,   
 Entre Dios y la mar la Cruz alzada,   
 Y descender con palmas y coronas   
 Las sombras de sus mártires patronos,   
 Las de los dos celtíberos guerreros.  
 ¡Muerte feliz, entre la paz del cielo   
 Y el beso de los mares! Cuando vengan   
 A acariciar la conocida playa,   
 De barca y pescador traerán los restos   
 En el cendal de su tejida espuma.   
   
 Otro celebre en canto que no muera   
 La guerra y la ambición, peste del mundo,   
 Y a la fuerza brutal erija altares.   
 Yo diré que mis cántabros se hundieron   
 Con los despojos de su fiel trainera,   
 Como cae el guerrero en la batalla   
 Asido al asta de su enseña rota.   
 ¡Y aún es más noble y santa que en el campo,   
 En el taller la sangre derramada   
 A impulsos del martillo y de la rueda,   
 O en el cóncavo seno de los montes,   
 Al trueno de la pólvora deshechos,   
 Por donde agita sus humeantes crines   
 El moderno Tifón, o en los escollos   
 Do cela el mar sus perlas y corales!   
 ¡Perenne lid con la materia inerte,   
 Dura labor, pero victoria cierta!   
 Otro estadio, otra arena, otra cuadriga   
 Piden en nueva edad cantares nuevos.   
 ¡Dadme el lauro de Olimpia y de Nemea,   
 Y la frente del mártir del trabajo   
 Ciña la palma de Elis triunfadora,   
 Como al atleta coronar solía!   
   
 Oye, noble ciudad, luz de Cantabria:   
 Basta a cubrir las llagas de tu pueblo   
 Un trozo de tu regia vestidura;   
 Rásgale, pues, y en tu esplendor no olvides   
 Que esos del nauta sórdidos harapos,   
 De su viejo tugurio suspendidos   
 Y por el vendaval y por los soles   
 Y por el golpe de las olas rotos,   
 Te hicieron grande, poderosa y rica.   

Marcelino Menéndez Pelayo
Santander, 30 de abril de 1878.

martes, febrero 07, 2017

QUERIDA ALEGRÍA III

Verán ustedes:

Es pura cuestión de fobia al armatoste, 
de suerte al esquivar el escupitajo. 

Una jungla se cruza con otra, 
hibridan, se injertan, 
se prenden fuego mutuamente, 
se apagan en la nada. El vacío 

es envidioso y violento, 
obligado por el pánico presumible 
a azotar sus langostas
bajo la mesa de invitados cobardes. 

Hacia el verano se elevan los tigres
de cerebros como ministros sin cartera, 
apasionante trámite de audiencia
en horas siempre altas.

Los árboles encogen la mirada 
cuando ven pasar la fragua y el daño
por entre sus ramas pírricas.

Verán ustedes:

Mamá y papá saben todo esto 
porque asisten a terapia de parejas. 
Nos iremos de vacaciones en abril 
y mamá dejará de preocuparse 
por el rayón que le hice en el coche. 
Papá y mamá saben que estoy loca
y sólo me preocupa cuando lo olvidan. 

Están orgullosos de mis hélices, 
de mis dedos como migajas sangrantes 
sobre el cabello del inocente, 
están orgullosos de mis hélices 
atascadas en las voces del paria. 

Están orgullosos de mis hélices
aunque no existan. Ni ellos 
ni las hélices. 

Verán ustedes,
verán que alegría 
cuando se derramen las canas 
sobre el trago y la sombra
de mi soledad. 

Verán ustedes
cuando llegue la necesidad por nada, 
la necesidad por nadie. 

Ya lo verán. 

viernes, enero 06, 2017

A UNA VELA (Sonetillo de mano y media)

Rectilíneo crepitar
el de la vela durmiente
que se asusta de repente
si viénenla a despertar. 

Esquiva del sol naciente, 
sueño imposible en el mar, 
sangra en la sombra al clavar
su luz en forma de diente. 

Terco olor de par en par, 
aroma espeso y creciente,
candela por apagar 
cuando el alba ya se siente.

Con crepuscular motor
nace una llama en el alma
que quema bajo la palma 
que se arrima a su calor, 
parte con borde afilado 
la carne, por el costado, 
del negro y seco dolor
que es húmedo, blanco, inmenso
cuando de día te pienso:
quiero velar en mi sueño, 
ahogarme en tu resplandor 
tornar mi dormir pequeño, 

vela en noche por amor.

lunes, enero 02, 2017

FELIZ AÑO NUEVO, GILIPOLLAS.

Y sí, he grabado un vídeo en vertical porque no sabía hacerlo de otra manera me apetecía.

Feliz año nuevo, Gilipollas.



Feliz año nuevo, Gilipollas. Hoy es 1 de enero de 2017 y me apetece llamártelo justo en el momento en que me miras con cara de besugo estreñido al intentar tragar las uvas como si la vida te fuera en ello mientras yo simplemente me hurgo la nariz con desdén. 

Sí: eres básica y esencialmente Gilipollas. 

Me encanta la palabra que tan bien te describe: Gilipollas. Es más universal que un cargador de Android e inmune a payasadas de género y número. Imperecedera, eterna, global, inclusiva, eufónica en su cacofonía, placentera en la boca de quien la pronuncia investido de justicia y justificación al hacerlo. 

Efectivamente, es aplicable a la práctica totalidad de seres vivos, como el Gilipollas de tu perro que se papea su propia mierda humeante en las mañanitas de noviembre; de individuos como el Gilipollas del vecino que se rasca los huevos a la vez que bosteza y exhibe sus fauces malolientes; de personas como la Gilipollas de tu suegra que vigila cada movimiento de su hija como si ésta fuese un puto muñeco sin criterio; de familias Gilipollas como las que se ríen con el mariquita de la tele pero no quieren bujarras en sus cenas de navidad; de tribus Gilipollas que votan a Gilipollas que sintetizan magníficamente la voluntad general de los Gilipollas; de dinastías de Gilipollas a las que aplaudimos como Gilipollas. 

Como ves, oh Gilipollas, él es Gilipollas, ella es Gilipollas, ellos son Gilipollas, ellas son Gilipollas. Es una palabra tan invariable como el hecho de que eres Gilipollas, sigues siendo Gilipollas, estés en 2016 o en 2017, en España o pisando boñigas de yac en pleno Tíbet. 

Qué más da si eres hombre, mujer, okapi transgénero o bonsai transgénico: eres Gilipollas. Gilipollas que se embadurna en modernidad mientras su mente apesta a cerrilismo cateto, a infantilismo, a ignorancia deliberada, a sectarismo canalla. A tendencia y apariencia, a hipocresía, a doble vara de medir, a rencor prepúber inexplicable, a necesidad de atención a precio de saldo presentada entre trompeteos como rebeldía y lucha. 

¿No te das cuenta? Eres Gilipollas. Y me apetecía recordártelo hoy mismo para que lo tengas presente el resto del año.

Si llego a escribirte esto en verso quizá me hubieras prestado más atención porque habrías creído que esto es un poema de los modernos. Porque eres Gilipollas. 

Y sí, es cierto: cuando me miro al espejo veo a un Gilipollas, así es, pero con conciencia de auténtico Gilipollas, que no se cree un ser espléndido y especial como tú, como vosotros, como vosotras, como ellos y como ellas, cada vez que escupen a la memoria de Espronceda con sus horribles alardes. 

Valientes Gilipollas. 

En fin, traga las uvas y, si estás de irte, hazme el favor de cerrar la puerta al salir. 

Feliz año nuevo. Gilipollas.